¿Hasta cuándo?

IMAGEN: trome

¿Y cómo lo hace?

César Sánchez Lucero

Publicado: 2018-04-07

Si alguien como el congresista fujimorista Moisés Mamani, sin estudios y de tal calaña ética y moral, tiene tanto dinero (ha declarado un patrimonio de 6 millones de soles), no significa que cualquiera puede ser un buen empresario; significa que en el Perú la riqueza no es producto de la formación técnico-profesional o la decencia, y que se puede ser exitoso por "otros medios" (firmó contratos con el Estado por más de S/. 29 millones, en solo cuatro años, según el portal Ojo Público). 

Para detectar este tipo de casos podríamos usar la siguiente fórmula: calcula la riqueza de una persona en función de sus conocimientos y valores; a más dinero, debería ser mucho más entendida en los fenómenos y procesos de su campo, y tener una moral y ética incuestionables, de lo contrario, duda de la legalidad de su patrimonio. El ejemplo perfecto sería César Acuña, que es prepotente e intratable y ni siquiera puede definir qué es la ingeniería química, pero es uno de los hombres más acaudalados del país; su riqueza es directamente proporcional al número denuncias en su contra. 

Pero no hace falta ir tan lejos. En cada círculo social existe alguien que tiene mucho dinero y es el más malcriado e iletrado de todos, y uno se pregunta: "¿Y cómo lo hace? ¿Cuál es el negocio?". Cuando la corrupción disminuya producto de serias políticas públicas, estas situaciones se irán autorregulando y se premiará el talento, la pasión y la integridad. No habrá forma de sobornar, estafar o abusar de los demás para "alcanzar el éxito", como dicen los libros de autoayuda que algunas "universidades" obligan a leer.

(Artículo publicado en la columna República Kafkiana del Diario Correo de Chimbote el viernes 29 de marzo de 2018)

Más textos del autor aquí.


Escrito por

César Alberto Sánchez Lucero

Lima, 1985. Escritor y gestor cultural, egresado del Programa de Gobernabilidad y Gerencia Política (PUPC), director de Cola de Lagartija.


Publicado en

República Kafkiana

Espacio dedicado a los absurdos reales que superan la ficción