analiza el primer año de PPK

"Grupito de antifujimoristas"

César Sánchez Lucero

Publicado: 2017-07-10

A pesar de que, como recuerda Hugo Martínez Garay, “en enero del 2015, la Cuarta Sala Penal Liquidadora sentenció a Alberto Fujimori a 8 años de prisión por haber desviado los fondos de las Fuerzas Armadas y el Servicio de Inteligencia Nacional (SIN), para financiar los 'diarios chicha' que apoyaron su segunda reelección", todavía existe “periodistas” fujimoristas. Recientemente un blog chimbotano intentó menospreciar y deslegitimar la convocatoria realizada por un colectivo ciudadano para marchar, democráticamente, contra el perdón médico/indulto a Alberto Fujimori, condenado por asesino y corrupto.

El blog de marras los tildó de “grupito de antifujimoristas”. No contento con ese titular, espetó en el cuerpo de la nota: "Estos personajes que no representan a ninguna organización ni institución seria de la ciudad". Y luego, con toda clase de jeringonzas y recursos antiéticos, intentó enturbiar la convocatoria ciudadana. No obstante, el blog recibió contundentes respuestas de ciudadanos y periodistas indignados, entre ellos, Walter Castro, quien sentenció: “Debería darnos vergüenza el hecho de que solo un ‘grupito’ tenga memoria y salga a la calle a protestar contra su posible liberación”.

En este punto es necesario zanjar el asunto: ser antifujimorista debería ser la condición natural de cualquier peruano decente e informado. En cambio ser fujimorista no es solo estar de acuerdo con el asesinato y la corrupción, es ser como ellos: vulgares, despiadados, sin ningún respeto por el otro ni por los recursos de todos. En conclusión: ser fujimorista es ser una muy mala persona.

(Artículo publicado en la columna República Kafkiana del Diario Correo de Chimbote el lunes 10 de julio del 2017)

Más textos del autor aquí.


Escrito por

César Alberto Sánchez Lucero

Lima, 1985. Escritor y gestor cultural, egresado del Programa de Gobernabilidad y Gerencia Política (PUPC), director de Cola de Lagartija.


Publicado en

República Kafkiana

Espacio dedicado a los absurdos reales que superan la ficción