reconoce sus orígenes

DIEGO ROJAS. FOTOGRAFÍA: KAREN DOMÍNGUEZ.

Ítalo Morales sobre Diego Rojas: "Puedo testimoniar su fe en el lenguaje y en la literatura visceral"

A propósito de su elección para participar en el programa Arequipa Imaginada

Publicado: 2017-06-25

Diego Rojas, chimbotano adicto a la lectura, cuyo asomo en la literatura regional ha sido fulgurante y de una impronta sólida a pesar de su juventud. Puedo testimoniar su fe en el lenguaje y en la literatura visceral, no por algo se ha nutrido de la savia de Roberto Bolaño, Ricardo Piglia, y Arlt. Es un juguete rabioso cuando en las madrugadas se enfrenta a la página en blanco, porque siempre me lo he imaginado como un druida, entre el silencio de la madrugada, leyendo/escribiendo/imprecando mientras su lucha contra el insomnio se hacía feroz.

Desde que fuera Mención Honrosa en el I concurso de Cuento de la Feria de Libro de Nuevo Chimbote (Felinch-2014) con “Aquilino Cisneros”, ya se iba mostrando como un narrador singular, que auspiciaba el camino de un escritor potente. No en vano también fue finalista en el concurso Marco Antonio Corcuera de Trujillo, el 2015 con su cuento “La sucesión de los cuerpos”. Es por eso que gracias al trabajo visionario de César Sánchez Lucero, director del Fondo Editorial del Instituto Pedagógico Chimbote, se publicó su primer libro orgánico de cuentos “Las Secuelas de Lucía” (2016). Este libro que, según la revista Lima Gris, fue uno de los mejores del año en el Perú. Ya antes nos había entregado su primera plaqueta “El verdugo del mito” (2016). En ambos textos Diego ya asomaba con la frente en alto y desplegaba a un narrador intrépido, de lenguaje cuajado y suficiente. Diego es de esos escritores que no se amilanan ante la historia y la estructura y las aborda con la misma soltura con que se teje la prosa. Su convocatoria para “Arequipa imaginada” es un remate furibundo y muy merecido.

Del lado de allá

“Arequipa Imaginada” es un proyecto que auspicia el Ministerio de Cultura por medio de la Dirección del Libro y la Lectura y que convoca a ocho escritores y escritoras menos de 40 años del Perú. El objetivo central es que los escritores, durante un periodo de cuatro días, reciban talleres y charla-conferencias, mesas redondas sobre el papel de las ciudades en la producción literaria, la relación entre literatura y ciudad, literatura y migración, entre otros. Asimismo conocerán de cerca aspectos de la cultura local para luego imaginar escenarios, estructuras y discursos en cuentos, crónicas, relatos, etc. “A partir de esta experiencia, podrán plasmar su visión sobre Arequipa Literaria en textos que serán recopilados en un libro”, ha dicho Ezio Neyra, director de la Dirección del Libro y la Lectura.

Para esto habrá un itinerario donde los escritores recorrerán el Centro Histórico en cuyo seno se ubica la tradicional Plaza de San Francisco y los callejones del barrio de San Lázaro; los distritos de Cayma y Yanahuara, con sus calles tradicionales y sus picanterías; el Cercado, en donde se ubica el histórico cementerio de La Apacheta; y el distrito de Miraflores, entre otros puntos.

En esta primera edición los autores invitados serán: Lissett Orihuela (Ayacucho), Diego Rojas Acosta (Chimbote), Pavel Ugarte (Cusco), Patrick Pareja (Iquitos), Karina Valcárcel (Lima), Jesús Tadeo Palacios (Piura), Alexander Hilasaca (Puno) y Karina Bocanegra (Trujillo). Diego Rojas tendrá la experiencia única de soñar una ciudad y hacerla suya, porque cuando contrae el universo en la palabra es capaz de hacerlo todo. Suerte, Diego.

(Texto de Ítalo Morales publicado originalmente en Semana Siete, suplemento del diario La Industria de Chimbote)

Más textos del autor aquí.


Escrito por

César Alberto Sánchez Lucero

Lima, 1985. Escritor y gestor cultural, egresado del Programa de Gobernabilidad y Gerencia Política (PUPC), director de Cola de Lagartija.


Publicado en

República Kafkiana

Espacio dedicado a los absurdos reales que superan la ficción