hasta siempre, Arturo Corcuera

El feminicidio también es peruano

César Sánchez Lucero

Publicado: 2017-06-09

Una madre y su hijo apuñalados hasta la muerte; otra mujer asesinada con un ladrillo; otra estrangulada; otra atacada con un taladro; otra desfigurada; otra violada; otra y otra y otra… y así hasta la náusea y el llanto de impotencia. Solo entre enero y marzo de este año en el Perú se registraron 29 feminicidios y 58 tentativas, según el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables. En ocho años se han asesinado a 946 mujeres, informa el Observatorio de Criminalidad del Ministerio Público. Eso significa que en este país se mata a una mujer cada tres días, sin contar a las que son maltratadas física y psicológicamente, y menos a las que son acosadas en la calle, buses o en el trabajo. Esta cifra evidentemente se multiplicaría si todos los casos se denunciaran, pero la gran mayoría de mujeres padece en silencio y convive –hasta la muerte– con sus victimarios.  

Por eso y mucho más resulta indignante y vergonzoso que el país entero se “encebolle” (Vallejo) discutiendo si el pisco es peruano, un tema patético e irrelevante frente a este “infierno florido” (Cortázar) llamado Perú en el que “vivir es invivible” (Lispector) para las mujeres de a pie. Si utilizáramos el tiempo gastado por los medios de comunicación físicos y virtuales, los políticos, las empresas y la sociedad civil en general para luchar contra lo dicho y hecho por el patriarcado y el falocentrismo heteronormativo, la realidad sería diferente. Claro, eso implicaría cambiar a quienes están al frente de los medios de comunicación físicos y virtuales, los políticos, las empresas y la sociedad civil en general.

(Artículo publicado en la columna República Kafkiana del Diario Correo de Chimbote el domingo 28 de mayo del 2017)

Más textos del autor aquí.


Escrito por

César Alberto Sánchez Lucero

Lima, 1985. Escritor y gestor cultural, egresado del Programa de Gobernabilidad y Gerencia Política (PUPC), director de Cola de Lagartija.


Publicado en

República Kafkiana

Espacio dedicado a los absurdos reales que superan la ficción