no indulta

Corredor cultural chapultepec (México)

Construir ciudad es construir sentido

César Sánchez Lucero

Publicado: 2017-04-20

¿Algún día seremos verdaderamente sensibles al sabor, olor, sonido, texturas e imágenes que nos rodean? Ser ciudadano significa ser-estar en un lugar donde sea posible desarrollar todos los sentidos. Nuestros antepasados lo hicieron al punto de convertir en deidad a casi todo lo que les rodeaba. ¿Están nuestras ciudades preparadas para avivar nuestros sentidos? ¿Qué olemos? ¿Qué comemos? ¿Qué escuchamos? ¿Qué vemos? ¿Qué tocamos? La pedagogía infantil enseña que el niño construye su mundo interno a partir de ese mundo externo de sensaciones que interpreta, le da "sentido" y por lo tanto erige valores, costumbres, hábitos, etcétera. Por eso la trascendencia de tantos objetos que nosotros llamamos "juguetes" o experiencias a las que denominamos "juegos".  

Y cuando crecemos y ya nadie nos hace "jugar", ¿con qué suplimos esa necesidad de estímulos sensoriales? "¿Quién soy yo cuando no juego?", se pregunta el poeta portugués Fernando Pessoa, y prosigue: "Un pobre huérfano abandonado en las calles de las sensaciones, tiritando de frío en las esquinas de la realidad, teniendo que dormir en los escalones de la tristeza y que comer el pan regalado de la fantasía". ¿Qué ciudadanos forma una ciudad que huele feo, donde se come mal, se ven cosas horribles, se escucha únicamente ruido y solo se tocan superficies ásperas? El objetivo de todo gobierno debe ser proveer el contexto político, económico y cultural para desarrollar nuestros sentidos, construir sentido y "sentir". ¿Con los "políticos", partidos, organizaciones sociales, empresas y universidades que tenemos, podremos lograrlo?

(Artículo publicado en la columna República Kafkiana del Diario Correo de Chimbote el domingo 16 de abirl del 2017)

Más textos del autor aquí.


Escrito por

César Alberto Sánchez Lucero

Lima, 1985. Escritor y gestor cultural, egresado del Programa de Gobernabilidad y Gerencia Política (PUPC), director de Cola de Lagartija.


Publicado en

República Kafkiana

Espacio dedicado a los absurdos reales que superan la ficción