no indulta

Ideología de género

César Sánchez Lucero

Publicado: 2017-03-28

En nombre de la “ideología de género” la marcha #ConMisHijosNoTeMetas ha evidenciado otro problema de inseguridad ciudadana: existen miles de peruanas y peruanos violentos dispuestos a acosar, agredir y hasta a matar (como manda un pastor feminicida al borde del aneurisma) a otras peruanas y peruanos a los que consideran "antinaturales". El presidente de la República y el ministro del Interior deben no solo preocuparse por prevenir el accionar de estos criminales en potencia (o en su defecto capturar, juzgar y condenar), sino en cómo hacer para reformarlos e integrarlos al Estado de derecho, al pacto social y a las normas de convivencia legítimas. No se puede amanecer todos los días pensando que hoy puedes ser atacado por algún sujeto con un cuadro patológico al que él llama “religión”. 

Sin embargo, si bien la “ideología de género” no existe, debería, ya que es necesario interiorizar ciertas ideas respecto a los derechos de la mujer, los cuales el falocentrismo heteronormativo ha soslayado a través de la historia. La presidenta del Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (Concytec), Gisella Orjeda, explica en un vídeo que más mujeres mueren porque las investigaciones sobre –por ejemplo– sistemas de seguridad contra accidentes o medicamentos solo se hacen desde las condiciones del hombre. “El hombre define a la mujer no en sí misma, sino con relación a él”, denunció Simone de Beauvoir en El segundo sexo hace más de medio siglo (1949) y seguimos matando a las mujeres no solo con nuestras manos, sino también con la negación de su propia existencia.

(Texto publicado en la columna República Kafkiana del Diario Correo de Chimbote el 12 de marzo del 2017)

Más textos del autor aquí.


Escrito por

César Alberto Sánchez Lucero

Lima, 1985. Escritor y gestor cultural, egresado del Programa de Gobernabilidad y Gerencia Política (PUPC), director de Cola de Lagartija.


Publicado en

República Kafkiana

Espacio dedicado a los absurdos reales que superan la ficción